Etiquetas

“Así, pues, cada época es por fuerza neológica con respecto a las precedentes; ni es posible que suceda de otro modo, supuesta la naturaleza del lenguaje y la relación necesaria en que se encuentra con las costumbres y con la sociedad de que siempre es reflejo : no permaneciendo ellas jamás estacionarias, menos podrá esperarse que el otro se quede inmóvil.  En consecuencia, cada época va dejando alguna contribución al caudal común de la lengua como un rastro de sus gustos e ideas”.                    Rufino José Cuervo