Etiquetas

Introducción (extracto)

Un libro es una cosa entre las cosas, un volumen perdido entre los volúmenes que pueblan el indiferente universo, hasta que da con su lector, con el hombre destinado a sus símbolos. Ocurre entonces la emoción singular llamada belleza, ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica.

J. L. Borges, Palabras preliminares a su «Biblioteca del autor», Alianza. Madrid. 1997

 

 

«El texto literario no está acabado en sí mismo hasta que el lector lo convierte en un objeto de significado, el cual será necesariamente plural».

Roland Barthes: Le plaisir du texte. 1974